Domingo, 19 Septiembre 2021

Proponen bicicletas eléctricas para mejorar la seguridad vial

Publicado el Jueves, 22 Abril 2021 09:32 Escrito por El Diario de la Republica

La iniciativa apunta a fabricar los rodados para bajar la cantidad de motos en las calles y reducir los accidentes.

Los especialistas e ingenieros que forman parte de la Universidad Provincial de Oficios (UPrO) “Eva Perón” buscan generar alternativas para mejorar la seguridad vial, con un plus ambientalista. Hace unos días presentaron dos proyectos para ser evaluados por el Ministerio de Producción de la Provincia. Uno apunta a la creación de un alimento nutritivo y sustentable, y el otro propone la fabricación, dentro del territorio puntano, de bicicletas eléctricas que ayudarían a reducir la cantidad y gravedad de los accidentes de tránsito que involucran a motociclistas.

 Si bien esta segunda propuesta surgió en el 2019, en los últimos años los integrantes de la institución fueron mejorándola y actualizándola, lo que los animó a compartirla con la cartera puntana. “Afortunadamente pudimos remontar la idea después de un tiempo de que venimos trabajándola. En cuanto a la presentación, consideramos que se debía hacer en este ministerio porque es el que tiene la información y la formación necesaria para dar recomendaciones sobre el uso de los recursos, dónde se puede hacer, entre otras cosas”, dijo Roger Ponce, el coordinador técnico del área de Proyectos Integrales y Consultoría de la UPrO.

El ingeniero sostuvo que uno de los ejes claves de la iniciativa es el impacto social que pretende alcanzar. “Uno de los frentes más importantes es reducir la accidentología vial que generan las motos, por lo que pensamos que la bicicleta podría ser una buena manera de reemplazar los rodados de baja cilindrada, que son una de las principales fuentes de colisiones fatales en San Luis. Aproximadamente el 35 por ciento de los fallecidos anuales en accidentes iban en moto. Así como también la gravedad de los daños que genera en los conductores”, explicó.

 Ponce hizo hincapié en los costos que se reducirían tanto para el usuario como para el Estado. “Primero que nada se vería el ahorro en el consumo del combustible, pero también para el sistema sanitario provincial sería una buena oportunidad, ya que hay un costo oculto que los organismos deben solventar por la atención, contención y restablecimiento de los accidentados. La mayoría de las personas que se ven implicadas son asistidas, aunque sea en una primera instancia, por la salud pública”, comentó.

 A su vez, la sustentabilidad es otro componente que se destaca, ya que al reemplazar los motores de combustión por energía eléctrica, hace que la iniciativa sea amigable con el medioambiente. “Y no solo eso, evita la contaminación sonora, que es producto del ruido que emiten las motocicletas”, agregó.

Como característica fundamental, la bicicleta tiene una batería que puede recargarse en cualquier momento del día. Esto le permite alcanzar una autonomía de unos 30 kilómetros. “Esto la diferencia del otro rodado, ya que la velocidad final es menor y el conductor cuenta con más tiempo para frenar o hacer alguna maniobra para evitar el impacto”, señaló, y mencionó que el proyecto contempla tres modelos con algunas características similares, pero que uno en particular tiene dos asientos “para que se amolde más a la imagen y a la actualización actual de la moto”.

 El paso siguiente para la propuesta es esperar para saber si obtendrán el visto bueno de la Provincia, para de esa forma concretar la producción que, según indicó el coordinador de la UPrO, podría estar a cargo de diferentes organismos. “Eso se puede analizar, puede ser el Estado o un trabajo combinado. Lo que nosotros presentamos es toda la idea desarrollada: qué características debe tener la planta de fabricación, qué elementos y cuánto recurso humano se necesita, entre otros detalles. Obtuvimos una buena recepción por parte del ministro y de su equipo de asesores, esperemos que se pueda llevar a cabo”, expresó.

 

Una sopa para paliar las crisis económicas

 

El segundo proyecto que presentaron es el de la “Sopa San Luis”, un producto alimenticio que busca hacerle frente a las crisis económicas. Los ingenieros de la Universidad plantearon dos prototipos: uno de ellos es para una sopa húmeda que viene concentrada, lista para calentar y beber, que contiene todas las proteínas y calorías recomendadas para el consumo humano.

 “Para que se pueda comer, solo hay que diluirla. La presentación es en latas de 4 litros y hay que disolverla en 8 litros de agua. Se calienta y, como está todo precocido, se puede tomar directamente. Está hecha a base de hortalizas y carne vacuna, por lo que es una fuente importante de proteínas. Es muy útil para las situaciones de precariedad y emergencia, porque de esa lata salen 50 porciones”, explicó Ponce.

El ingeniero también añadió que la otra opción se trata de un producto deshidratado “que puede ser un equivalente calórico y proteínico, y si bien su producción es más sencilla, tiene como contrapartida que el usuario final debe realizar la cocción de la misma para consumirla".

Visto 421 veces Modificado por última vez en Jueves, 22 Abril 2021 09:49

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.