Domingo, 19 Septiembre 2021

Recursos para elecciones o el "Mal de Tony Montana"

Publicado el Martes, 20 Abril 2021 09:11 Escrito por

La semana pasada en Villa Mercedes se aprobó -a instancias del Intendente Maximiliano Frontera- una Ordenanza de emergencia en diversos aspectos (sanitario, financiero, administrativo, entre otros). La norma tiene un extenso capítulo con beneficios fiscales para vecinos y comerciantes; a los deudores con ventajosos planes de pago y para quienes se mantienen al día con rebajas, premios al cumplimiento y descuentos en tasas y trámites.

Dirigentes de partidos de la oposición -cuya representación en la legislatura local votó en contra- eligieron poner foco (desenfocado) en la creación de un fondo para hacer frente a urgencias y otro que refuerza las tareas de limpieza y sanitización. Dicen al unísono que ese fondo esconde oscuros fines electorales como si no se hubiesen enterado que éste es continuidad de uno similar del año pasado que permitió desinfectar colectivos, taxis, remises, asistir con alimentos y productos de higiene a miles de vecinos que vieron resentida gravemente su economía por el aislamiento y el distanciamiento. El año pasado no hubo elecciones y la asistencia se prestó; también hay que decir que la ayuda se dispone para sectores urbanos completos, casa por casa, sin preguntar por las simpatías políticas de los moradores.

Lo que habita el mensaje opositor es, luego de pasar la zaranda, un profundo desprecio por las decisiones de las mayorías para elegir a sus gobernantes (Presidente, Gobernador, Intendente). Y una marcada saudade de tiempos pretéritos en los que se hacía lo que ellos querían, o se mandaba a lo patrón de estancia que se hiciera lo que ellos querían, o se golpeaba la puerta de los cuarteles para que los depositarios de las armas de la Nación hicieran hacer lo que ellos querían. Además de ser alimento para su público cautivo que se nutre, mayormente, de carne en estado de descomposición. 

Dicen que velan por las formas republicanas, y eso es una mentira que se comprueba fácilmente cuando revisamos las actitudes que exhibieron cuando quien presidía era su ingeniero líder de ojos celestes. Mauricio Macri evaporó la Ley de Medios por DNU; aumentó tarifas de servicios en un 2.000%, negó paritarias docentes estipuladas por Ley y hasta nos recontraendeudó con el FMI sin pasar por el Congreso. Para los defensores del republicanismo, nada de eso dejaba de ser legítimo porque "para eso la gente nos eligió".

Parece ser que ganar las elecciones le otorgaba a Macri una legitimidad popular incuestionable para llevar adelante las decisiones que creyera convenientes, aún aquellas que empobrecieran a las mayorías o afectaban a las generaciones futuras. En la estructura de pensamiento del antiperonismo, esa condición no se cumple cuando el que gana las elecciones es un -justamente- peronista. Menos aún si además es kirchnerista. Alberto Fernández, a diferencia de su predecesor, debe consensuar cada medida con gobernadores, intendentes, comunicadores, pseudocientíficos, falsos investigadores, artistas o empresarios.

El anti (casi)todo lo ve muy claro: cuando tomaba decisiones contundentes Macri demostraba su condición de estadista. Al hacerlo en medio de una pandemia, Alberto F. no hace más que reafirmar su vocación de tirano. Un tirano extraño, como afirma @Rinconet, ya que según las mismas fuentes es también una marioneta de Cristina e incluso de Kicillof, lo que conforma una especie de mamushka de marionetas. Parecido es lo que pasa con nuestro intendente mercedino: mientras lo intentan descalificar como una marioneta del Alberto (RS), en otros desvaríos, los mismos cuestionadores redoblan el esfuerzo y tratan de re-descalificar adjudicándole una ambición desbordada que lo lleva a intentar sentarse en el sillón de Terrazas incluso antes de que lo desocupe su actual ocupante. Parece ser que los altos niveles de noradrenalina, cortisol y dopamina no les permite reflexionar sobre la contradicción que se hace presente cuando se aseveran simultáneamente dos proyecciones de caminos con direcciones opuestas.

El destino suele ser incruento para nuestras almas de cristal como nos gusta llamar a los cándidos opositores: su gobierno recibió más de 40 mil millones de dólares para la campaña política más cara del mundo... y la perdieron por más de 10 puntos. Ya deberían caer en la cuenta que la profundidad del fondo disponible no guarda relación directa con los resultado de los comicios. Vale más -mucho más- pensar, diseñar, ejecutar y comunicar políticas que resuelvan los problemas concretos y reales de las personas, en versión individual y colectiva, como hace el peronismo.

Partidos opositores, medios ídem (los irracionalmente opositores, digo; no los medios críticos que son muy necesarios) y gran parte del poder judicial no se avivan todavía que el absurdo que transitan casi a diario no los acerca al triunfo electoral porque no conecta con más votantes que los que ya tienen picando en el palangre del odio y el negacionismo. Ya se lo dijo con claridad la periodista Nancy Pazos al ex peronista Eduardo Amadeo: están tan enfrascados en las operetas que mandan hacer a Clarín, que se las terminan creyendo. O en palabras de, otra vez, @Rinconet, "tal vez padezcan el famoso Mal de Tony Montana: consumir la que sólo deberían vender".

Visto 567 veces Modificado por última vez en Martes, 20 Abril 2021 15:18
Más en esta categoría: Lo que el 2020 nos dejó Opinión

Calle Angosta | Periódico Digital. Publicación digital con artículos de interés en diversas temáticas, con selección de textos, imágenes, audios y vídeos.